Carlismo en Twitter

Valencia, domingo 8 de diciembre, a las 11:00 h.: Santa Misa en la Ermita de Santa Lucía (C/. Hospital, 15) por la… t.co/nDh2FJAyMP

La acción de los seglares en el mundo. Conferencia del profesor Miguel Ayuso, presidente del Consejo de Estudios Hi… t.co/LA3oS89sAj

Rastrillo carlista de Adviento 2019 en Madrid. Sábado 14 de diciembre, de 11:00 a 14:00 y de 16:00 a 19:00. Fundaci… t.co/AZKmNh1Ybd

S.A.R. Don Sixto Enrique de Borbón, Abanderado de la Tradición, presidió un año más la Santa Misa tradicional (según el rito inmemorial de la Iglesia romana) que se celebró el lunes 12 de mayo, al término de la peregrinación que partió de Chartres el pasado sábado 10 para celebrar Pentecostés.

S.A.R. Don Sixto Enrique de Borbón, Abanderado de la Tradición, presidió un año más la Santa Misa tradicional (según el rito inmemorial de la Iglesia romana) que se celebró el lunes 12 de mayo, al término de la peregrinación que partió de Chartres el pasado sábado 10 para celebrar Pentecostés.

Organizada por Pèlerinages de Tradition, bajo el lema esta vez de «Dieu dans l’Histoire, par Marie», esta peregrinación anual por Pentecostés es una de las citas más importantes del tradicionalismo.

Entre los miles de peregrinos se encontraba una nutrida representación de carlistas.

Pulsa en la imagen para ampliarla

Pulsa en la imagen para ampliarla

Los españoles llegaron el 9 de mayo a Francia y allí se reunieron con tradicionalistas de todos los puntos de la Cristiandad. La acogida por parte de los franceses fue entusiasta, agasajando en todo momento a los carlistas durante los tres días de dura marcha. El grueso de la expedición salió de Madrid, y junto a los castellanos asistieron peregrinos de la Nueva España, de los Reinos de Granada, Murcia, León y Valencia y del Principado de Cataluña.

A lo largo de la peregrinación se pudo contemplar las maravillas de la Francia rural y del pujante tradicionalismo que se mantiene íntegro pese a las embestidas de la Revolución. Las canciones carlistas se entrelazaban con un precioso ambiente de piedad y oración a lo largo de toda la peregrinación junto a las canciones de la Vandée y otras marchas contrarrevolucionarias. Las banderas de España con el Sagrado Corazón, las boinas rojas y la Cruz de Borgoña recibieron en todo momento aplausos y muestras de simpatía.

La perfecta disciplina de la organización nos da una idea de la potencialidad de la lucha tradicionalista y nos muestra los frutos de mantener una postura firme en medio de un tiempo de zozobra y claudicación.

La entrada a un París triste, tomado por el Islam y la indecencia, con miles de gargantas entonando el Christus Vincit, Christus Regnat, Christus Imperat fue un testimonio auténtico de Reinado Social de Jesucristo.

S.A.R. Don Sixto de Borbón, acompañado por miembros de su Secretaría Política, recibió a los peregrinos españoles con la entrañable cercanía que le caracteriza. Los españoles cumplimentaron al Duque de Aranjuez.

Unas jornadas memorables para la Comunión que a través de sus Juventudes han llevado las gloriosas banderas de la Tradición Hispánica a una nueva cita con la Cristiandad.

Nota: Más imágenes en «Leer más»

Comments are closed.