Carlismo en Twitter

Lunes 27 noviembre, presentación en Bilbao del libro «Una resistencia olvidada. Tradicionalistas mártires del terro… t.co/xke7c11ANF

La Tradició de Catalunya: José María de Freixa y de Hansay, 2.º marqués de la Palma t.co/cLb6LTtB4g t.co/HPbtZRIeCf

#Coloquio #Madrid 29 de noviembre: «El desafío catalán. Un intento de comprensión» Miguel Ayuso Javier Barraycoa J… t.co/iBTkpKkwo6

Madrid y el carlismo madrileño, por Cataluña y por la unidad de España

Madrid, 28 octubre 2017, Santos Simón y Judas Tadeo, apóstoles; vigilia de Cristo Rey. Al mediodía de este sábado volvieron a congregarse los madrileños en la Plaza de Colón, en defensa de la unidad de España. No en defensa de la Constitución de 1978 y sus estatutos de autonomía, causa directa de los males actuales, aunque los organizadores oficiales (DENAES, Fundación para la Defensa de la Nación Española) pretendan sustituir el patriotismo por el constitucionalismo, que es su antítesis.

Volvieron a hacerse notar los carlistas, atendiendo al llamamiento de la Secretaría Política de S.A.R. Don Sixto Enrique de Borbón. Llamamiento cuyos términos precisaban qué y cómo se apoya y qué no. El servicio de seguridad de la organización no molestó a los grupos tradicionalistas que se encontraban en el perímetro de la concentración, como muestran las fotografías. En cambio impidieron acercarse a la tribuna a otro grupo que portaba la bandera de la cruz de San Andrés y el pendón de Castilla. Se intentaba mantener la ficción constitucionalista ante las cámaras de televisión. Además la concentración anterior en el mismo lugar, el pasado día 7, les había enseñado que los oradores tradicionalistas —Javier Barraycoa, en aquella ocasión— tienen mucho más éxito que los liberales. Esta vez sólo hablaron liberales, en gran medida ignorados por el público asistente.

Los carlistas presentes en la concentración madrileña volvieron a reunirse más tarde, en la Cena de Cristo Rey 2017, que también resultó un éxito.

El patriotismo ha vuelto con fuerza; aunque sea, de momento, sólo por reacción defensiva. Los políticos —se hicieron ver muchos del PPSOE-Ciudadanos etc.— y los medios del régimen se esfuerzan por reconducir esta reacción popular hacia el apoyo del mismo statu quo que nos ha llevado al riesgo inminente de disolución de España. Mientras tanto se reitera una y otra vez la oferta de impunidad, borrón y cuenta nueva para los delincuentes separatistas, aún en libertad e instados desde el Gobierno a concurrir a las elecciones autonómicas convocadas en Cataluña para el próximo 21 de diciembre. No podemos dejar de recordar la gran movilización popular provocada hace veinte años por el asesinato de Miguel Ángel Blanco a manos de los separatistas de ETA. También entonces, cuando parecía que el miedo iba a cambiar de bando y el nacionalismo euzkadiano se batía en retirada, los políticos y los medios del sistema se esforzaron en cambiar de signo la reacción y canalizarla hacia el pacifismo constitucionalista y autonomista. Entonces tuvieron éxito, y hoy —con la mediación del Tribunal Constitucional— tenemos a ETA-Bildu ocupando o condicionando las principales instituciones de las Vascongadas y de Navarra. ¿Se va a repetir la misma estafa? ¿Va esta república coronada a mantener al separatismo en el poder en Cataluña? Los carlistas no parecen dispuestos a consentirlo. Como ha recordado el Abanderado de la Comunión Tradicionalista, Don Sixto Enrique de Borbón: la unidad de España debe mantenerse a toda costa.

Agencia FARO·
Domingo, 29 de octubre de 2017

Comments are closed.