Carlismo en Twitter

Si no ha podido acudir al Rastrillo carlista de Adviento 2019, no desespere. Haga sus compras en línea en la Tienda… t.co/UroGBDRsux

Imágenes de la conferencia en conmemoración del bicentenario del nacimiento de Luis de Trelles impartida por el pro… t.co/cmrx0FOKNK

Los cristeros: antecedentes, guerras y actualidad

Madrid
Sábado 23 de junio, 12:00 mediodía
Fundación Elías de Tejada, C/José Abascal, 38 (antiguo General Sanjurjo)

Dicha conferencia se presentará con una amplia colección de imagenes de la guerra Cristera.

Será impartida por Miguel Navarro Castellanos, abogado y profesor de la Universidad Autónoma de Guadalajara y Delegado de la Comunión Tradicionalista en la Nueva España.

Más información:
teléfono: 639571159
correo electrónico: [email protected]

Este magnífico documental: Cristeros (Soldados de Cristo), trata sobre la Rebelión Cristera; cuenta con los testimonios de supervivientes de la Guerra, y está subtitulado en inglés. Para leer un interesante artículo sobre los Cristeros, pulse aquí para escuchar una bella canción, pulse aquí.

Un magnífico resumen de la Guerra Cristera es una Carta de Francisco Campos, poblador de Santiago Bayacora, Durango:

«El 31 de Julio de 1926, unos hombres hicieron porque Dios nuestro Señor Se ausentara de Sus templos, de Sus altares, de los hogares de los católicos, pero otros hombres hicieron porque volviera otra vez; esos hombres no vieron que el gobierno tenía muchísimos soldados, muchísimo armamento, muchísimo dinero pa’hacerles la guerra; eso no vieron ellos, lo que vieron fue defender a su Dios, a su Religión, a su Madre que es la Santa Iglesia; eso es lo que vieron ellos. A esos hombres no les importó dejar sus casas, sus padres, sus hijos, sus esposas y lo que tenían; se fueron a los campos de batalla a buscar a Dios nuestro Señor. Los arroyos, las montañas, los montes, las colinas, son testigos de que aquellos hombres le hablaron a Dios nuestro Señor con el Santo Nombre de ¡Viva Cristo Rey, Viva la Santísima Virgen de Guadalupe, Viva México!

Los mismos lugares son testigos de que aquellos hombres regaron el suelo con su sangre, y no contentos con eso, dieron sus mismas vidas porque Dios nuestro Señor volviera otra vez. Y viendo Dios nuestro Señor que aquellos hombres de veras lo buscaban, Se dignó venir otra vez a Sus templos, a Sus altares, a los hogares de los católicos, como lo estamos viendo ahorita, y encargó a los jóvenes de ahora que si en lo futuro se llega a ofrecer otra vez, que no olviden el ejemplo que nos dejaron nuestros antepasados».

¡Viva Michoacán, Jalisco y Guanajuato! ¡Tierras de hombres bravíos regada de sangre de Mártires! ¡Viva México!

¡Viva la Santísima Virgen de Guadalupe y Viva Cristo Rey!

Entre las varias preciosas anécdotas que se narran, un veterano de Guerra declara que cuando peleaban los Cristeros, cantaban un Himno de Guerra, «palabras de Dios y de la Santísima Virgen, que son los poderosos de todo el mundo» (min 7:45). El veterano entona el Himno: la música es la de la Marcha Real. Emocionante.

Marcha Real con letra Cristera

La Virgen María
es nuestra Protectora
y nuestra Defensora,
cuando algo hay que temer:

Vence a todo el demonio
gritando: ¡Viva Cristo Rey!

Soldados de Cristo
sigamos la Bandera
que la Cruz enseña,
Ejército de Dios:

Sigamos la Bandera
gritando: ¡Viva Cristo Rey!

Oración por la Hispanidad

¡Oh Dios! Que para vergüenza de los cobardes, confusión de los perseguidores y enseñanza de los ignorantes, Os habéis dignado suscitar en tiempos de de cobardía, de persecución e ignorancia, modelos de valor, heroísmo y doctrina; concedednos el triunfo absoluto de Cristo Rey en el suelo mexicano, en el español y en el de toda la Hispanidad de ambas orillas de la Mar Océana, como lo anhelaban el Beato Anacleto González Flores y sus ocho compañeros beatos de la Cruzada Cristera de México junto con el Beato José Aparicio Sanz y 232 compañeros mártires de la Cruzada de España.

Dignaos así mismo declarar al mundo por medio de nuestra Santa Madre Iglesia Católica Romana, que la muerte de los que por la Santa Causa sucumbieron, fue testimonio de la Santa Fe que hasta el último instante profesaron. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.

Comments are closed.