Carlismo en Twitter

Gran éxito de la edición de los Coloquios de FUEGO Y RAYA celebrada este viernes en la Universidad Complutense de M… t.co/qR3nrEcpcQ

París, Plaza de Luis XV (hoy llamada de la Concordia), 21 de enero de 2020. Homenaje a Luis XVI en el CCXXVII anive… t.co/3Ppp4WkQgE

Las Memorias de Alfonso Carlos

Terminaba la década de 1860 y empezaba la de 1870. Frente al asedio de las tropas revolucionarias del Rey del Piamonte, gran número de católicos se integraron en el Ejército Pontificio. Uno de ellos fue Alfonso Carlos de Borbón y Austria-Este, hermano del Rey legítimo de las Españas, Carlos VII. El Infante seguía una larga tradición de príncipes guerreros, que no se limitaron a las funciones de gabinete y salón. Una realeza que, ante todo, era campeona de la Cristiandad.

Don Alfonso Carlos renunció a cualquier puesto de alto mando y sólo aceptó el grado de alférez. Se distinguió en la defensa de la Puerta Pía, triste símbolo de la resistencia romana. Fue su bautismo de fuego antes de la Tercera Guerra Carlista. Estas Memorias nos muestran el servicio que siempre ofreció el Carlismo a la Iglesia y la intensa relación de la Dinastía proscrita con el Papado, hecho manifiesto en el testamento de Pío IX.

También se plasma el perfil del Infante: profundamente religioso, honrado, sencillo y con un fuerte sentido del deber. El prólogo fue escrito por el Marqués de Villores, político carlista, Jefe Delegado del Rey Jaime III, sobrino de Don Alfonso Carlos a quien en 1931 éste sucedería en la corona.

Para acceder al libro en formato pdf, pinchar aquí:

 https://carlismo.es/wp-content/uploads/2013/07/Memorias-de-Alfonso-Carlos.pdf

Comments are closed.