Carlismo en Twitter

15 de diciembre: Rastrillo carlista 2018 en Madrid t.co/Gntw5fYf0v

La Tradició de Catalunya: Cant a la Immaculada, patrona d'Espanya t.co/lm4TYDv9CU

Historia del Carlismo en la Enciclopedia Espasa

Ofrecemos hoy una interesante y —hechas algunas precisiones— bien orientada historia del carlismo que, sin embargo, es bastante desconocida: el artículo «Tradicionalismo» de la monumental Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana (Espasa), de 130 páginas, publicado en su tomo LXIII en 1928.

En él se narran con todo detalle los 120 primeros años de la historia de la causa de «Dios, Patria y Rey», que comienza como reacción a la invasión francesa de España y las mal llamadas Cortes de Cádiz; se desarrolla durante las dos restauraciones fernandinas, la Guerra Realista y la de los Apostólicos o Malcontents; continúa con las guerras propiamente carlistas, con especial atención a la primera (1833-1840) y tercera (1872-1876), sin pasar por alto la campaña montemolinista de los Matiners (1846-1849), ni la menos conocida de Marsal, Borges, Tristany y Estartús (1855), o el alzamiento de Ortega en San Carlos de la Rápita (1860), y el de Balanzátegui, Sabariegos y Polo por Carlos VII (1869) tras la nefasta Revolución de Septiembre; y concluye en el carlismo político, con sus sucesivas escisiones pidalista, nocedalista o integrista y mellista y las batallas desde la prensa y el parlamento, así como en los pueblos y ciudades de España.

El presunto autor o uno de los principales redactores de este artículo, Dalmacio Iglesias García (1879-1933), colaborador de la enciclopedia Espasa, había sido un destacado dirigente tradicionalista de Cataluña. Nació en Extremadura, aunque sus orígenes eran gallegos, y fue en la Universidad de Santiago donde trabó amistad con Juan Vázquez de Mella y comenzó su dilatada militancia tradicionalista. Destinado a Barcelona como funcionario de Hacienda, desempeñaría en el Principado de Cataluña importantes cargos en la Comunión Tradicionalista. En 1910 fue elegido diputado en Cortes en representación de la «tres veces heroica ciudad de Gerona», como gustaba decir el propio Iglesias, a lo que su enemigo político Rodrigo Soriano contestaría en una ocasión, no sin falta de razón: «Cuatro; Gerona es cuatro veces heroica; tres por los motivos ya sabidos y la cuarta por haber elegido diputado a S. S.».

Dalmacio Iglesias fue terciario dominico y por su defensa de los derechos de la Iglesia en España llegó a ser condecorado con la cruz de oro Pro Ecclesia et Pontífice. Tras el desafortunado cisma de Vázquez de Mella en 1919 (felizmente resuelto algunos años después), se separó del jaimismo y, posteriormente, junto con otros mellistas y algunos jaimistas, colaboró con la Dictadura de Primo de Rivera, si bien en 1930 publicaría un libro crítico con el programa económico que ésta llevó a cabo, titulado La carestia de la vida, sus causas y remedios.

No compartimos los elogios que en las páginas finales del artículo hace el autor, tal vez forzadamente, al citado régimen, mero alto en el camino del liberalismo español, ni consideramos que el tradicionalismo hubiese «visto aceptados en gran parte sus principios fundamentales». Tampoco creemos que la pervivencia del tradicionalismo se mostrase en aquel entonces únicamente en la «tendencia a mantener esos principios religioso-católicos, patrióticos y monárquicos», pues aunque debilitada la Comunión jaimista o carlista, vivía aún —resurgiría con más vigor que nunca en 1931, pocos años después de escribirse el artículo— y sigue viva hasta nuestros días.

 

Para acceder a la obra, pulse el siguiente enlace:

«Tradicionalismo» en la Enciclopedia Espasa

Comments are closed.