Carlismo en Twitter

Salamanca, 15 de noviembre: El concepto de la Hispanidad. Conferencia del Presidente del Consejo de Estudios Hispán… t.co/0LgkECIi7f

Celebración del Día de la Dinastía Legítima. Primer aniversario de la Comunión de Familias Carlistas t.co/M8N5TLZNdZ

Ha aparecido IL CARLISMO, edición italiana del clásico «¿Qué es el Carlismo?» de Francisco Elías de Tejada, Rafael… t.co/MBu8W43Q3R

La Tradició de Catalunya: Así entró Carlos VII en España por primera vez, en 1869 t.co/h2lK08qiug

Ha fallecido Antonio Segura Ferns

Sevilla, 31 enero 2010. Tras larga y penosa enfermedad ha fallecido Antonio Segura Ferns, a los ochenta y ocho años.

Sobrino del gran Cardenal Pedro Segura y Sáez, fue testigo de la simpatía creciente que fue teniendo éste por el Carlismo, pese a su alfonsinismo de origen. Antonio Segura casó con Mercedes García Hernández-Ros, de conocida familia carlista soriana y sevillana.

Antonio Segura, militante carlista desde su juventud, fue en dos períodos consejero nacional de la Comunión Tradicionalista. Rechazó las desviaciones del ex príncipe Carlos Hugo y sus colaboradores.

Frecuentó las reuniones de los Amigos de la Ciudad Católica y dejó en la revista Verbo abundantes páginas. Fundador y presidente de la sección sevillana de la Sociedad Internacional Tomás de Aquino (SITA), había llegado a ser profesor de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Sevilla, aunque por titulación y profesión iniciales era químico y economista. Bajo el Gobierno socialista de Felipe González, no dudaba en decir a sus alumnos, el primer día de clase: “Para que no se llamen a engaño, yo soy de los que a los hechos ocurridos en España entre el 18 de julio de 1936 y el 1 de abril de 1939, los denomino la Gloriosa Cruzada”.

Conferenciante asiduo y gran conversador, intervino también en algunos programas de televisión en las décadas de 1970 y 1980. S.A.R. Don Sixto Enrique de Borbón le visitó en Derroñadas en el año 2000. Antonio Segura Ferns deja muchos amigos y un gran recuerdo de su bondad. Nuestro pésame a su viuda.

Requiem aeternam dona ei, Domine; et lux perpetua luceat ei.

Comments are closed.