Carlismo en Twitter

¿Se ha registrado ya como simpatizante de la Candidatura Tradicionalista (CTrad)? Dios, Patria, Fueros, Rey legítimo t.co/bUOzlXFUT6

Córdoba Tradicionalista: Economía, Tradición. (LA SANTA CAUSA nº 4, abril-mayo 2003) t.co/uhb2H6osis

Doce de octubre, fiesta de Nuestra Señora del Pilar; Patrona de Aragón y de la Hispanidad.

Fiesta de la Virgen de los Dolores

Bandera Generalísima de los Ejércitos de Carlos V. Actualmente en el «Museo del Carlismo» de Estella. Fue sustraída del desaparecido Museo de Recuerdos Históricos de Pamplona, donde la custodiaba la familia Baleztena

Hoy día 15 de septiembre es la festividad de los Siete Dolores de la Santísima Virgen María; la liturgia romana conmemora también a San Nicomedes, mártir. Se trata de la primera de las grandes celebraciones del Carlismo y se remonta a S.M.C. Don Carlos V (1833-1845):

Real Decreto sobre la Bendición de la Bandera Generalísima

Queriendo dar a mi valiente Ejército un nuevo testimonio que inmortalice su valor, acrisolada lealtad e inimitable decisión a favor de mis indisputables derechos al trono de mis augustos progenitores, y siendo el más noble, de más poderoso y suficiente influjo un Estandarte que, tremolado en los campos de sus victorias, señale éstas doquiera que se encuentre, transmitiéndolas a la posteridad más remota, he resuelto que en el día de mañana y a la hora de las ocho de ella, se celebre la bendición de él en la iglesia parroquial de San Juan, llevando por lema la divina imagen de la Virgen de los Dolores, Generalísima de tantos fieles defensores de su fe, entregándose para su custodia al bravo regimiento de Lanceros de Navarra, que, rivalizando en intrepidez y férvido entusiasmo con los demás cuerpos de mi Ejército, se ha hecho acreedor a esta distinción.

Dado en el Real Palacio de Estella, a primero de Agosto de 1835.- Rubricado de la Real mano.- A don Luis de Villemur.

Real Decreto sobre el Estandarte de la Generalísima

Declarada por mí Generalísima de mis tropas, la Santísima Virgen de los Dolores, no he podido menos, movido de mi veneración y religiosa piedad, de distinguir con el título de Generalísimo al Real Estandarte que lleva por lema aquella divina imagen, y por lo tanto, he venido en resolver, como resuelvo y mando, que esta augusta y real insignia no se rinda a persona alguna, ni aun a la mía, ni haga más honores ni saludo que al Santísimo Sacramento.

Tendréislo entendido y dispondréis lo conveniente a su cumplimiento.

Real de Estella, 2 de agosto de 1835.- Yo, el Rey.- Al Conde de Villemur.

Comments are closed.