Carlismo en Twitter

Consejo de Estudios Hispánicos Felipe II: In memoriam Enrique Gómez Hurtado t.co/niixiVbUDz

Crónica de los actos de homenaje al Cura Mariscal Jerónimo Merino que la Comunión de Familias Carlistas (de la Comu… t.co/ZFaG3bEQdP

Carlos VII: Escritos Políticos

Nació Don Carlos María de los Dolores de Borbón el 30 de marzo de 1848 en Leibach. Sus padres fueron Don Juan, segundo hijo de S.M.C. Don Carlos V, y Doña María Beatriz de Austria-Este. Vivió con su madre en Módena, Praga y Venecia, donde recibió una esmerada educación, y en 1867 contrajo matrimonio con la princesa Doña Margarita de Borbón Parma. Una vez que Don Juan, por sus veleidades liberales y por su ocasional sumisión a la llamada Isabel II, perdió en el ejercicio la legitimidad que por su origen le correspondía, los derechos sucesorios recayeron sobre Don Carlos María que reinó bajo el nombre de Carlos VII, hasta su muerte acaecida en Varese el 18 de julio de 1909. Fue enterrado en la capilla de San Carlos Borromeo de la catedral de San Justo en Trieste, junto a su padre Don Juan III, su tío Don Carlos VI y su abuelo Don Carlos V.

Tras la tercera guerra carlista (1872-1976) en la cual Don Carlos VII tomó personalmente el mando de las tropas, tuvo que exiliarse. Vivió en Francia e Inglaterra, viajó a Estados Unidos y Méjico y, a su regreso, se instaló primero en París y luego en Venecia. Fallecida su esposa Doña Margarita, venerada por todos los carlistas, volvió a casarse en 1893 con Doña Berta de Rohán. De su primer matrimonio nació el que sería su sucesor legítimo, S.M.C. Don Jaime I y III, y sus cuatro hijas: Doña Blanca, Doña Elvira, Doña Beatriz y Doña Alicia de Borbón. De su segundo matrimonio no tuvo descendencia.

Melchor Ferrer, en su Historia del Tradicionalismo Español (t. XXII, pp. 157-158),  compendia con estas palabras lo que ha significado la figura de S.M. Don Carlos VII para el Carlismo: «Se sintió verdadero Rey y se sintió general de sus ejércitos. Como Rey juró las libertades de los pueblos vascos y como Rey restableció los fueros que el fundador de su dinastía había abolido. Como Rey era más que un hombre de estado. Pero no fue como Rey, sino como hombre de estado que supo recoger todas las esencias tradicionales de España para formar el cuerpo completo del tradicionalismo español. Como militar estuvo al frente de las tropas en los campos de batalla, y no rehuyó el peligro de las balas y la metralla enemiga».

En la obra que «colgamos» hoy en nuestra biblioteca digital carlista, Ferrer presenta una esmerada selección de documentos que recogen el pensamiento tradicionalista de Carlos VII.

Para acceder a este libro pulsar en el siguiente enlace:

https://carlismo.es/librosElectronicos/CarlosVIIdocumentos.pdf

Comments are closed.