Carlismo en Twitter

Para el 30 de junio se anuncia la «renovación» de una falsa consagración de España al Sagrado Corazón, en el Cerro… t.co/EzZzfT0UMg

30 de marzo: Mártires de la Tradicion en Villarrobledo

El Círculo Carlista Marqués de Villores ha conmemorado un año más la festividad de los Mártires de la Tradición en la localidad manchega de Villarrobledo. La elección de este emplazamiento tiene su razón de ser en la sangre derramada por los combatientes carlistas que liberaron la villa en 1836, con gran alborozo de la población, y la posterior batalla que en sus confines tuvo lugar; así como por el recuerdo por los asesinados por la brutal persecución religiosa de los meses de verano de 1936, muchos de ellos de simpatías tradicionalistas. En el recuerdo de estos mártires siempre se afanaron los carlistas de Villarrobledo, contándose el jefe local, don Emilio Fernández Pintado entre los más destacados hermanos de la Cofradía del Stmo. Cristo de los Mártires. Del núcleo carlista que organizó don Emilio en los años cincuenta y sesenta llegaron a salir autobuses enteros a Montejurra, al tiempo que aportó su esfuerzo a la clarificación doctrinal del carlismo contándose entre los colaboradores de la magna obra “¿Qué es el carlismo?”.

Carlistas de toda La Mancha y Reino de Murcia junto a una representación de castellanos de Madrid y de los Reino de Valencia y Granada, familias numerosas y entusiastas, dieron colorido a las animadas calles del centro de Villarrobledo con sus boinas y banderas en un soleado sábado desde primeras horas de la mañana. Muchos madrugaron y aprovecharon para visitar la parroquia de San Blas y las imágenes titulares del Stmo. Cristo de los Mártires y Santa María de la Victoria y el casco histórico. A las 12:30 daba comienzo la Santa Misa en sufragio por los Mártires en la Iglesia de San Juan y Santa Clara. La dijo el Rvdo. P. Don José Ramón García Gallardo, Oficial de la Orden de la Legitimidad Proscrita y Consiliario Nacional de Juventudes Tradicionalistas, con recogimiento y unción. Dos abanderados en el presbiterio inclinaron la bandera roja y gualda con el Sagrado Corazón y las aspas de San Andrés en el momento de la Consagración. El sermón fue vibrante, hilvanando los ejemplos históricos de la batalla de Villarrobledo con profundas interpelaciones sobre la necesaria labor de vigía que el cristiano ha de acometer ante las asechanzas del maligno, tanto en su interior, a donde ha de hacerse presente en primer lugar el Reino de Dios, como socialmente, con los graves deberes para con el bien común a través de la política católica.

Tras los momentos de recogimiento y oración posteriores a la Santa Misa los carlistas se desplazaron hasta el Monumento a los Mártires de Villarrobledo, en el parque Joaquín Acacio. En el mismo tuvo lugar una ofrenda de una corona floral “A los Mártires de la Tradición” portada por dos Pelayos mientras se recitaba el Soneto homónimo del requeté castellano Martín Garrido Hernando. El P. José Ramón rezó el responso por los mártires, aspergiendo agua bendita sobre el mismo y la ofrenda. Víctor Javier Ibáñez, antiguo delegado nacional de Juventudes Tradicionalistas intervino agradeciendo a los carlistas villarrobledenses su entusiasmo y desvelos para la organización de este acto, aludiendo a una crónica sobre los mártires de 1936 en que se señala, con razón, que estas tierras de Villarrobledo fueron “tan tradicionales como el Maestrazgo o Navarra”, recordando varias partidas y alzamientos manchegos que llevaron al historiador liberal Pirala a reconocer que sólo por la dificultad de afianzar terrenos tan abiertos no se consolidó un gobierno legitimista estable durante los alzamientos del XIX en estas tierras e introdujo un turno de alocuciones recordando que no sólo estábamos aquí por cumplir una obra de Misericordia sino para protestar contra el mismo odio laicista que inspiró la destrucción de un orden social y político católico defendido por los humildes frente a las élites de la Revolución y sus ejércitos mercenarios y que hoy tiene nuevos bríos en su pretensión de borrar la Cruz y el recuerdo a los muertos. Hablaron a continuación Diego Luis Baño, por la Comunión de Familias Carlistas, lanzando una llamada al compromiso y a la lucha por un Orden político cristiano con los instrumentos que brinda la Comunión Tradicionalista, como único y legítimo movimiento político que representa el ser de las Españas, afirmando la lealtad de los presentes a S.A.R. Don Sixto Enrique de Borbón. El historiador Diego Hernández, tradicionalista de Murcia realizó una defensa apasionada de la Cruz y la gloria de los mártires, víctimas de puro odio ajenas que murieron perdonando y sus familiares intercediendo siempre que pudieron frente al sectarismo envenenado de quienes totalitariamente quieren imponer una visión acientífica y ajena a los hechos objetivos de los acontecimientos históricos. Tuvo un recuerdo especial para el periodista murciano Francisco Martínez García, que fue director de La Verdad, periódico de Murcia, Alicante y Albacete de fundación católica y adscripción carlista durante mucho tiempo, que fue asesinado por los rojos en La Mancha en agosto de 1936 y se encuentra en proceso de beatificación. Se concluyó con el canto del Oriamendi y los vivas de rigor.

El colofón de la jornada tuvo lugar en la parcela de una familia villarrobledense que tuvieron la gentileza de ofrecer una espléndida comida campera a los presentes que se quisieron unir: un arroz “calduchero” (con conejo de monte) y carne de cerdo a las brasas junto a las aportaciones de otros correligionarios, como perdiz escabechada recientemente cazada, queso de La Mancha de Montearagón, embutido de Casas-Ibáñez, tomates de la huerta murciana, etc. regados con vino de Villarrobledo y El Toboso y de postre Miguelitos de La Roda, Piononos de Santa Fe y licor de miel de Barrax. Un puesto de la tienda carlista permitió adquirir productos relacionados con la Santa Causa, así como el último número del boletín La Esperanza y carteles del acto realizados por un joven artista local. Ocasión para una magnífica jornada de convivencia y camaradería, donde estrechar lazos y madurar nuevos proyectos haciendo tangible la comunidad tradicionalista.

Comments are closed.