Carlismo en Twitter

Tradicionalistas's Twitter avatar
Tradicionalistas
@carlismoes

Onomástica de S.M.C. Don Jaime I y III de Borbón y Borbón Parma (+1931), Rey legítimo de las Españas… t.co/tzoE9Uv7jA

Tradicionalistas's Twitter avatar
Tradicionalistas
@carlismoes

25 de julio. Fiesta de Santiago Apóstol, Patrono Mayor de las Españas. ¡Santiago y cierra, España! t.co/CKWOlJESUn

Tradicionalistas's Twitter avatar
Tradicionalistas
@carlismoes

Reino de Granada: El heroico General Pérez de Herrasti y su ilustra familia, tradicionalistas de Granada… t.co/rUipmuOYmL

Tradicionalistas's Twitter avatar
Tradicionalistas
@carlismoes

Profesión: sus labores. Artículo de Elena Risco t.co/Om1V45qnz4

Tradicionalistas's Twitter avatar
Tradicionalistas
@carlismoes

22 de julio. Cumpleaños del Abanderado de la Tradición, Don Sixto Enrique (1940) y onomástica de su madre la Reina… t.co/NAeXBMzONg

Si vis pacem, para bellum

Requeté en el frente

Don José María Valiente, cuando era Jefe Delegado de la Comunión Tradicionalista, recibía todos los días escritos con muy variadas informaciones e intenciones. Después de leerlo someramente, soltaba siempre, como una muletilla, esta misma sentencia: Aunque no sea verdad más que la décima parte… Se me pegó aquel decir, que vuelve hoy a mi mente al leer lo que se está escribiendo sobre el nuevo partido político llamado “Podemos”, especialmente el día 6 de Noviembre en la prensa diaria, que comenta una encuesta del CIS que le atribuye un crecimiento asombroso. Aunque no sea verdad más que la décima parte… La cosa me parece alarmante.

Los empeñados en justificar su propia holgazanería le restan importancia a eso diciendo que no pasa de ser un movimiento emocional sin haber elaborado y articulado una ideología política importante. Puede ser que tengan razón. Pero también fue así en sus comienzos Falange Española, fundada por José Antonio Primo de Rivera, y hay que ver el crecimiento súper exponencial que alcanzó en brevísimo tiempo. También en Italia hubo un movimiento emocional, “L’homo cualunque”. En España hace unos meses conocimos a los “indignados”. Fue un error gravísimo de las izquierdas de entonces no haber tomado más en serio a Falange. Menudo susto les dio. No incurramos por más tiempo los católicos de hoy en un error parecido respecto de Podemos.

¿Es la presencia actual y futura de “Podemos” una cuestión política, o religiosa? Las dos cosas a la vez, inseparablemente unidas. Por eso la traemos a estas páginas. “Podemos” va a la guerra contra la Iglesia. Va a saltarse, a la torera, todas las líneas rojas que le pongamos los católicos y esto, que no es ninguna profecía sino la evidencia misma, nos obliga a situarnos, en son de guerra, al otro lado de esa línea roja para cuando intenten traspasarla. Si vis pacem para bellum.

Parecería una alternativa no hacer nada a la espera de que sea la Jerarquía Eclesiástica la que nos saque las castañas del fuego a los españoles. Pero esto no es una alternativa, sino una fantasía venenosa, porque nuestros amadísimos Prelados ya tienen acreditada su afición a las buenas digestiones, al buenismo, al irenismo, al sincretismo, y por supuesto, de siempre, alCarlistas con curas mal menor. De tal manera que si la confrontación que va a crear Podemos no se detiene milagrosamente, es decir, por una intervención sobrenatural distinta de la dinámica natural, llegaremos a un punto en que seremos los seglares, los laicos, los que tengamos que salvar a la Iglesia desde fuera, por nuestra cuenta. Si tenemos éxito, ya vendrá la Jerarquía a socorrer al vencedor. Alguno verá en estas palabras reflejos de las de Maurras e incluso, desde la orilla opuesta, de Maritain. Bueno, pues, “aunque soy del Arrabal, en siendo de Zaragoza que me llamen como quieran”. Hay de esto en nuestra historia contemporánea más precedentes de lo que parece.

Tengo que terminar por hoy este toque de generala por falta de espacio. No lo haré sin denunciar que el enemigo, que es listísimo como corresponde a su naturaleza, ya ha empezado a embotar las puntas de las lanzas de nuestras vanguardias con una interpretación sofista y fuera de su contexto de unas palabras del Rey Don Carlos VII en su Manifiesto de Morentín (1874): No daré un paso más adelante ni más atrás que la Iglesia. Pues aviada esta la Iglesia si un puñado de seglares no se sitúa ya, inmediatamente, por su cuenta, muy por delante de sus representantes oficiales. Como ha sucedido con éxito varias veces.

Un último apunte: en todas estas situaciones los católicos vamos a tener que mostrar una gran sangre fría. Especialmente para amenazar con el voto de castigo si no tenemos contramedidas para sus posibles peligros. En general, la sangre fría es propia de los santos.

Manuel de Santa Cruz

Siempre p’alante. 1.12.2014

Comments are closed.