Carlismo en Twitter

Tradicionalistas's Twitter avatar
Tradicionalistas
@carlismoes

Juan Manuel de Prada: Capitalismo y derechos de bragueta (III) t.co/WkM9wqNtCC

Tradicionalistas's Twitter avatar
Tradicionalistas
@carlismoes

Juan Manuel de Prada: Capitalismo y derechos de bragueta (II) t.co/KrUPtDpN6L

Tradicionalistas's Twitter avatar
Tradicionalistas
@carlismoes

Juan Manuel de Prada: Capitalismo y derechos de bragueta (I) t.co/GLLYZ5dTC1

Tradicionalistas's Twitter avatar
Tradicionalistas
@carlismoes

Juan Manuel de Prada: En defensa del populismo (y III) t.co/eKg26shkPo

Tradicionalistas's Twitter avatar
Tradicionalistas
@carlismoes

La Tradició de Catalunya: El Teniente Coronel D. Luis de Mas t.co/4VUev4PvnY t.co/amDVe9Nz7Y

Nota de la Secretaría Política de la Comunión Tradicionalista, para Carlismo.es

7U4A9585La Comunión Tradicionalista no se ocupa demasiado de eso que algunos llaman C.T.C. Suele mirar sus manejos con la condescendencia o, incluso, con la ternura del militar que ve a unos niños jugando, torpemente, a la guerra. Pero cuando se hacen talluditos y empiezan a presumir de tener armas y dárselas de soldados, la cosa ya no le hace tanta gracia. Sobre todo por el mal nombre que pueden dar al Ejército.

Al grupo que, acogiéndose a la legalidad vigente (de manera muy imperfecta, como veremos) se denomina a sí mismo C.T.C., le ha dado ahora por hacer declaraciones institucionales en nombre del Carlismo; y eso ya carece de todo encanto. Su reciente «Declaración ante la cuestión dinástica» adopta un tono pontifical que presupone no se sabe qué autoridad para determinar la legitimidad en la sucesión de la Monarquía española. Como ya ha quedado dicho en estas páginas, ese grupo es muy clericalista. Tanto que, a la hora de remedar una declaración, lo que le sale es una confesión, aunque sea una confesión inválida por maquillar los pecados y por faltarle propósito de la enmienda. Confesión sobre sus yerros pasados y confesión sobre sus orígenes.

Hace unos años las cabezas pensantes de ese grupo dieron en declarar que ponían sus grandes esperanzas en Carlos Javier [de Borbón Parma] como sucesor legítimo a la corona. Ni siquiera se les pasó por las mientes que, desde el punto de vista de la legitimidad dinástica, esa sucesión era imposible sin que se la trasmitiera quien había sostenido sus derechos, actuando como regente, desde la muerte en 1977 de su abuelo Don Javier: su tío Don Sixto Enrique de Borbón. Porque Carlos Hugo, el padre de Carlos Javier, nunca fue rey ni regente, sino sólo príncipe, dado que perdió la legitimidad de ejercicio mucho antes de que muriera su padre, el Rey Don Javier. Esa transmisión no se ha producido, no porque Don Sixto Enrique haya evitado hacerla con las debidas condiciones, sino porque Carlos Javier (quien, según sus propias palabras, se ve a sí mismo como un «líder» y no como un rey) y su hermano Jaime no han querido responder a los requerimientos de su tío. Ahora la «Junta de Gobierno» de esa falsa C.T.C. (en adelante F.C.T.C.) viene a confesar su insensato error, pero lo maquilla, achacando a Carlos Javier sólo la falta de legitimidad de ejercicio «por sus palabras», lo cual no es sino una verdad muy parcial.

Ciertamente sus palabras lo condenan. En sus más recientes declaraciones (La Vanguardia, Barcelona, 11 de octubre de 2016), Carlos Javier alaba la «transición democrática» y a Juan Carlos y reconoce explícitamente a «Felipe VI» («No planteo pleito»«No quiero intervenir en la política española» dice). No son dislates nuevos, sino los mismos que él y sus hermanos, como antes su difunto padre, llevan años repitiendo. Y ante los que cualquier carlista se da cuenta de que estos señores nada tienen ya que ver con la Causa.

Pero la estrafalaria «Declaración» de la F.C.T.C. (hecha pública, para mayor escarnio, en la fiesta de San Carlos Borromeo, Día de la Dinastía legítima; o «En el “día de la dinastía carlista”», como escriben los tronovacantistas, entrecomillándolo) quiere también, o quiere especialmente, golpear al Abanderado de la Tradición, al que tras la referencia a las «palabras» del sobrino, dedica una enigmática afirmación: «conocidos los actos del segundo [Don Sixto Enrique de Borbón], no podemos hacer un reconocimiento de tales derechos».

No necesitan «tales derechos» el «reconocimiento» de la «Junta de Gobierno» de la F.C.T.C. (aunque con su proverbial mala redacción, los estén reconociendo). Sí llama la atención, aparte de la maliciosamente inconcreta insinuación (que por sí sola deshonra a los redactores de la «Declaración») contra Don Sixto Enrique, que a Carlos Javier se le achaquen sólo «palabras» equivocadas, tardíamente oídas. Hechos, por citar sólo alguno reciente, como haber designado a un calvinista padrino de bautismo de su hijo Carlos Enrique, que evidencia el desprecio de Carlos Javier por la Fe católica; o el haber contraído matrimonio desigual, lo cual priva definitivamente de derechos sucesorios a su descendencia, no merecen la pontifical consideración de la F.C.T.C.

La F.C.T.C. dice haberse reconstituido en 1986. Nueva confesión. Porque el carlismo auténtico nunca se constituyó a sí mismo a espaldas del rey legítimo. Verdad es que en ciertas ocasiones se dieron agrupaciones de tradicionalistas sin el rey y que durante la época franquista se constituyó a sí misma la llamada «Regencia Nacional y Carlista de Estella (RENACE)». Sin representación alguna, se arrogó las funciones de la monarquía y dejó de lado al Rey que años antes tanto habían apremiado ellos mismos para que aceptara la corona: S.M.C. Don Javier I. En 1986-1987 se acordó la «unidad operativa» (así se llamó entonces) de diversos grupos e individuos que se tenían por carlistas, en un experimento (permitido por el propio Don Sixto Enrique de Borbón) que se acogió a las siglas y el registro legal que ya tenía la Comunión Tradicionalista (registro legal efectuado en 1977 por orden del mismo Don Sixto Enrique, y que es el que utiliza, con desfachatez considerable, la actual F.C.T.C.).

Esta «Declaración» del pasado 4 de noviembre, en cambio, apunta a que la supuesta reconstitución de 1986 no fue sino un intento, hecho por seguidores de aquella sedicente Regencia, para hacerse con el dominio de la verdadera Comunión. La propia «Junta de Gobierno» lo confiesa en su escrito, cuando da por terminada la «Dinastía que nos capitaneó» en el año 1936, fecha de la muerte del Rey Don Alfonso Carlos de Borbón y Austria-Este. Lo cual evidentemente implica que no reconocen como rey ni transmisor de la corona a Don Javier I, y en cambio sí a la llamada Regencia de Estella. Aunque no se sepa bien cómo salvan el hiato entre la desaparición de RENACE (y de sus seguidores honorables, que también los había) y la coronación de la «Junta de Gobierno». La coyunda imposible de 1986 ha terminado dando a luz al engendro hipócrita de la F.C.T.C. que, sin declararse Regencia, está empeñada en mantener vacante el trono.

De ahí su escrito, no menos hipócrita, donde, por un lado, se dicen «posiblemente» defensores de «la monarquía tradicional y el legitimismo» y claman por un rey y, por otro, descartan como legítimo sucesor al Duque de Aranjuez «por sus hechos». ¿Qué «hechos»? En otras ocasiones decían más llanamente que Don Sixto Enrique no les gustaba y punto. Y eso sin sonrojarse, porque al creer que tienen las funciones de la realeza, ¿por qué no van a decir «quod principi placuit legis habet vigorem» (lo que complace al príncipe tiene vigor de ley)? Y es que la F.C.T.C. se tiene creído que, aun habiendo sucesor conforme a las leyes de la legitimidad, éste ha de pedir su plácet para ser proclamado. Procure el lector no ahogarse de risa.

Madrid, noviembre de 2016.

 

Secretaría Política de S.A.R. Don Sixto Enrique de Borbón
Comunión Tradicionalista
Apartado de Correos 50.571
E-28080 Madrid

Comments are closed.