Carlismo en Twitter

Tradicionalistas's Twitter avatar
Tradicionalistas
@carlismoes

Juan Manuel de Prada: Capitalismo y derechos de bragueta (y IV) t.co/LxwUlWHJU0

Cristeros Realistas's Twitter avatar
Cristeros Realistas
@CTCdeJ

Segunda entrega del Artículo "¿Por qué perdimos?" El Origen del mal. t.co/WfLUWl8KwS

Retweeted by Tradicionalistas
Carlismo Galicia's Twitter avatar
Carlismo Galicia
@carlismogalicia

Carlismo Galicia: Poema carlista en gallego t.co/3AlmkVV4Uq

Retweeted by Tradicionalistas
Tradicionalistas's Twitter avatar
Tradicionalistas
@carlismoes

26 de junio: San Pelayo, mártir, patrón de las Juventudes Tradicionalistas y de la resistencia contra el aberrosexu… t.co/q09sjULwUD

Tradicionalistas's Twitter avatar
Tradicionalistas
@carlismoes

Juan Manuel de Prada: Capitalismo y derechos de bragueta (III) t.co/WkM9wqNtCC

El XVIII congreso del Partido Popular

RajoyEste número de S.P’ se tiene que imprimir y distribuir antes del final del Congreso dicho, del que nos ocuparemos en el número siguiente.

El asunto es básicamente político. Pero también es religioso porque no son pocas ni baladíes las cuestiones mixtas de religión y política que se van a tratar u omitir, que es otra forma de tratarlas. Y por eso les dedicamos en esta revista las líneas que siguen y otras más que seguirán. Interesan a todos los católicos españoles, porque el Partido Popular es el mayor, el que más peso puede tener, y porque hasta hace muy poco tiempo se ha venido presentando de hecho y erróneamente como el partido de los católicos. Cada una de sus actuaciones y omisiones ha cuestionado la actitud política de todos los católicos españoles, también de los que no están afiliados a él. Este Congreso puede tener unos visos premonitorios parecidos a los de unos compromisos en unas elecciones generales.

Hasta ahora, incluidas las sesiones del Congreso hasta su clausura, el Partido Popular tiene dicho en sus estatutos que es de “humanismo cristiano” y no dice nada más, sencilla y claramente que sea “católico”. La frase “humanismo cristiano” es oscura y de difícil y complicada explicación, y más aún si ha de ser careada con la conducta del Partido, en España con mayoría absoluta y en el Parlamento Europeo, en cuestiones como el aborto, el divorcio, los maricones, el laicismo y otras.

El ABC en la relación de propuestas al Congreso, escribe: “Cristiano”.- El PP elimina de su ideología la alusión del “humanismo cristiano” que figuraba ahora en el articulado de los estatutos. Génova relega al preámbulo su “perspectiva humanista cristiana”. Sí se define como partido de centro reformista y liberal. El ABC informa sobre algunas otras cuestiones pero no sobre el aborto, divorcio, los homosexuales, etc.; No sabemos si porque no ha querido transcribirlos o porque no figuran en el documento original. Una gran parte muy de considerar del clero de España ha aconsejado a los fieles que se afiliaran y votaran al Partido Popular que luego les ha defraudado largamente. Ni esos fieles ni sus inspiradores clericales han denunciado esa desilusión, ni se han arrepentido ni han hecho propósito de enmienda públicamente.

La hipocresía con que laicos hechos y derechos hacen al clero preguntas tendenciosas y socráticas buscando respuestas para una tranquilidad que no tienen, depone contra ese mismo clero, “Iglesia docente” que no ha formado suficientemente a esos laicos, “Iglesia discente”. En esta línea está el mutismo de la Conferencia Episcopal acerca de si se puede o no ser a la vez católico y liberal, masón y socialista.

En las elecciones generales del 20 de diciembre de 2015 y en las de junio de 2016 el Partido Popular perdió muchos miles de votos que le han privado de su anterior mayoría absoluta. Buena parte de esos antiguos votos que le han sido negados, han sido voto de “castigo” de católicos. Este ha sido un fenómeno nuevo que rompe el antiguo esquema de los partidos de centro liberal, de poder negociar con las izquierdas con la tranquilidad de que no se les haría fuego desde la derecha. Los dirigentes del PP deben saber que estos dos rasgos católicos, voto de castigo y fuego desde la derecha, apenas iniciados, van a continuar.

Este congreso ofrece una gran oportunidad de tener la teoría de la acción política de la infiltración, o sea, de maniobrar tramposamente desde dentro de un partido para que sus actividades tengan resultados distintos de los pretendidos en los documentos básicos de ese mismo partido. Es una táctica pecaminosa e indecente impropia de caballeros y de católicos y propia de camaleones y arribistas. Esta táctica se basa en la oscuridad de frases y de conceptos y en la falsificación del valor de las palabras. Todos los españoles, incluidos los ajenos al Partido Popular, deben exhortar a los compromisarios de ese Congreso a hacer suyo el famoso propósito de San Juan Berchmans: “no me dejaré enredar en cuestiones que no me sean claramente expuestas”. Que los nuevos estatutos que salgan de ese Congreso digan taxativamente si el partido popular va a servir a la confesionalidad católica del Estado, con todas sus consecuencias, sí o no.

Manuel de SANTA CRUZ

Siempre p’alante 16 de enero de 2017

Comments are closed.