Carlismo en Twitter

Tradicionalistas's Twitter avatar
Tradicionalistas
@carlismoes

CXII aniversario de Francisco Cavero y Álvarez de Toledo, héroe de la 2ª y la 3ª Guerras Carlistas… t.co/w6WDm1AVh4

Carlismo Galicia's Twitter avatar
Carlismo Galicia
@carlismogalicia

Visita de S.A.R. Don Sixto Enrique de Borbón a Santiago de Compostela t.co/YDIq6kXxBe vía @YouTube

Retweeted by Tradicionalistas
Tradicionalistas's Twitter avatar
Tradicionalistas
@carlismoes

El Matiner Carlí: España tradicionalista. Festividad de los Mártires de la Tradición t.co/i53LlYR95y t.co/nRIahHwAfe

Tradicionalistas's Twitter avatar
Tradicionalistas
@carlismoes

Madrid. Día de la Victoria, 1 de abril de 2017 t.co/dp9JtO4BrJ t.co/srIyHgTB4I

Tradicionalistas's Twitter avatar
Tradicionalistas
@carlismoes

Joaquín Sota Garayoa: el ángel que nosotros no somos. (La historia de su nuevo enterramiento tiene algún error)… t.co/LxUtnbvIYj

Doble rechazo a unas elecciones fraudulentas. Doble rebuig d’unes eleccions fraudulentes

lestevesarrelslatevatradicioEl título de esta nota parece una tautología. Son siempre fraudulentas las elecciones por sufragio universal, inorgánico y sin mandato imperativo, pues la representatividad de los elegidos es nula. En el marco de las leyes vigentes, ese carácter fraudulento aumenta. Pero en el caso de las elecciones autonómicas previstas en Cataluña para el domingo 27 de septiembre de 2015, el fraude es absoluto, sin paliativos ni fisuras.

Unas elecciones autonómicas que se presentan como referéndum secesionista.

En un ambiente de corrupción rampante, de propaganda asfixiante, de desafío constante al bien común, a la personalidad de Cataluña y a la unidad de España, que el Gobierno constitucional y la Jefatura del Estado han venido consintiendo y subvencionando hasta crear una situación de una volatilidad inédita en la historia española.

Unas elecciones a las que concurren en total once siglas de coaliciones y de partidos políticos, ninguno de los cuales defiende la unidad de la Patria común, ni la tradición del Principado de Cataluña, ni siquiera los más elementales preceptos de la ley natural. Sea cual sea el resultado, el llamado Parlamento de Cataluña se llenará de individuos ajenos a cuanto lo catalán y lo español significan.

El Carlismo, depositario y defensor de la tradición catalana y española, y por eso mismo enemigo tanto de separatistas como de separadores, denuncia a los causantes de esta situación. A los sostenedores de la Constitución de 1978 y de sus estatutos de autonomía, en cuyo seno se ha gestado el violento nacionalismo actual. A los sucesivos Gobiernos de Madrid, siempre dispuestos a alimentar al nacionalismo en un extraño juego de equilibrios y apoyos mutuos, e incapaces de poner fin al chantaje y a las amenazas. A los partidos nacionalistas y su entramado de coacción, que han reducido el Principado de Cataluña al territorio más corrupto de España, al tiempo que favorecían su ocupación por elementos extraños. A la jerarquía eclesiástica, entregada al ídolo del nacionalismo, de espaldas a la Fe y al Evangelio. A los poderes extranjeros que desean una España debilitada y dividida.

Sólo la tradición común, expresada admirablemente en el lema de Dios, Patria, Fueros y Rey legítimo, puede devolvernos la paz y restaurar la convivencia.

*************

El títol d’aquesta nota sembla una tautologia. Son sempre fraudulentes les eleccions per sufragi universal, inorgànic i sense mandat imperatiu, doncs la representativitat dels elegits es nul.la. En el marc de les lleis vigents, aquest caràcter fraudulent augmenta. Pero en el cas de les eleccions previstes a Catalunya pel proper diumenge 27 de setembre del 2015, el frau es absolut, sense pal.liatius ni fissures.

Unes eleccions autonòmiques que es presenten com a referendum secessionista.

A un ambient de corrupció rampant, de propaganda asfixiant, de desafiament constant al bé comú, a la personalitat de Catalunya i a la unitat d’Espanya, que el Govern constitucional i el Cap del Estat han vingut consentint i subvencionant fins crear una situació de una volatilitat inèdita a la història espanyola.

Unes eleccions a les que concorren un total d’onze coalicions i partits polítics, cap dels quals defensa la unitat de la Pàtria comú, ni la tradició del Principat de Catalunya, ni tan sols els més elementals preceptes de la llei natural. Sigui qui sigui el resultat, l’anomenat Parlament de Catalunya s’omplirà d’individus aliens a quant signifiquen lo català i lo espanyol

El Carlisme, dipositari i defensor de la tradició catalana i espanyola, i per tan enemic tant de separatistes com de separadors, denuncia als causants d’aquesta situació. Als que han sostingut la Constitució del 1978 i els seus estatuts d’autonomia, dintre els quals s’ha gestat el violent nacionalisme actual. Als successius Governs de Madrid, sempre disposats a alimentar al nacionalisme dins un estranys joc d’equilibris i suports mutus, i incapaços de posar fi al xantatge i les amenaces. Als partits nacionalistes i el seu entramat de coacció, que han reduït el Principat de Catalunya al territori més corrupte d’Espanya, al temps que afavorien la seva ocupació per elements estranys. A la jerarquia eclesiàstica, entregada a l’ídol del nacionalisme, d’esquenes a la Fe i a l’Evangeli. Als poders estrangers que desitgen una Espanya debilitada i dividida.

Solament la tradició comuna, expressada admirablement en el lema Déu, Pàtria, Furs i Rei legítim, pot retornar-nos la pau i restaurar la convivencia.

Comments are closed.