Carlismo en Twitter

Tradicionalistas's Twitter avatar
Tradicionalistas
@carlismoes

Sabían lo que hacían t.co/iVgP9yzjJX) t.co/qMDnaaKwTM

Cristeros Realistas's Twitter avatar
Cristeros Realistas
@CTCdeJ

t.co/lzHjsS90kW

Retweeted by Tradicionalistas
Tradicionalistas's Twitter avatar
Tradicionalistas
@carlismoes

Juan Manuel de Prada: Capitalismo y derechos de bragueta (y IV) t.co/LxwUlWHJU0

Cristeros Realistas's Twitter avatar
Cristeros Realistas
@CTCdeJ

Segunda entrega del Artículo "¿Por qué perdimos?" El Origen del mal. t.co/WfLUWl8KwS

Retweeted by Tradicionalistas
Carlismo Galicia's Twitter avatar
Carlismo Galicia
@carlismogalicia

Carlismo Galicia: Poema carlista en gallego t.co/3AlmkVV4Uq

Retweeted by Tradicionalistas

Cena de Cristo Rey 2014

25 Octubre, 2014
21:00a23:30

christ-pantocrator-church-of-the-monastery-of-st-anthony-the-great-coptic-12th-century

La cena de Cristo Rey, organizada por el Círculo Cultural Antonio Molle Lazo (de la C.T.), tendrá lugar, D.m., el próximo día 25 de octubre, sábado, a las 21 horas, en el restaurante Barandales, C/ Menorca 31. Madrid 28009 (Metro: Ibiza, Sainz de Baranda o Goya; Autobuses: 15, 21,  26, 29, 30, 43,  46, 53, 61, 63, 152, 215, C1, C2, E2, E3).

A los postres harán uso de la palabra, entre otros:

– D. Ignacio Hernández (Licenciado en Historia)

– Excmo. y Rvdo. Sr. D. José Ramón García Gallardo (Consiliario Nacional de Juventudes Tradicionalistas)

Para asegurarse una plaza conviene hacer la reserva, bien en el teléfono 622796664, bien en el correo amollelazo2000@yahoo.es. Cubierto: 32 € (estudiantes: 20 €).

 

El reino de Cristo

              “Así que no es maravilla que los reyes de agora no se precien para ser reyes de lo que se preció Jesucristo, porque no siguen en el ser reyes un mismo fin. Porque Cristo ordenó su reinado a nuestro provecho, y conforme a esto, se cualificó a sí mismo y se doctoró de todo aquello que parecía ser necesario para hacer bien a su súbditos; mas estos que ahora nos mandan, reinan para sí, y, por la misma causa, no se disponen ellos para nuestro provecho, sino buscan su descanso en vuestro daño (…) Y no sólo dañan a su honra propia cuando buscan invenciones para manchar la de los que son gobernados por ellos, mas dañan mucho sus intereses y ponen en manifiesto peligro la paz y la conservación de su reinos (…)

                Porque habéis de entender que este reino de Cristo tiene dos estados, así respecto de cada uno particular en quien reina secretamente, como respecto de todos en común, y de lo manifiesto de él y de lo público. El un estado es de contradicción y de guerra; el otro será de triunfo y de paz. En el uno tiene Cristo vasallos obedientes, y tiene también rebeldes; en el otro todo le obedecerá y servirá con amor. En éste quebranta con vara de hierro a los rebeldes, y gobierna con amor a lo súbdito; en aquél todo será súbdito de voluntad (…) Pues lo que toca a lo público y universal de este reino va también por la misma manera. Porque ahora, y cuanto durase la sucesión de estos siglos, reina en el mundo Cristo con contradicción porque unos le obedecen y otros se le revelan, y con los sujetos es dulce y con los rebeldes y contradicientes tiene guerra perpetua. Por medio de la cual, y según las secretas y no comprensibles formas de su infinita providencia y poder, los ha ido y va deshaciendo (…)

                Y si permite que algunos reinos infieles crezcan en señorío y poder <como el de los turcos>, hácelo para por su medio de ellos traer a la perfección las piedras que edifican su Iglesia; y así, aun cuando éstos vencen, Él vence y vencerá siempre, que irá por esta manera de continuo añadiendo nuevas victorias, hasta que cumpliéndose el número determinado de los que tiene señalados para su reino, todo lo demás, como a desaprovechado e inútil, vencido ya y convencido por sí, lo encadene en el abismo donde no parezca sin fin; que será cuando tuviese fin este siglo, y entonces tendrá principio el segundo estado deste gran reino, del cual desechadas y olvidadas las armas, sólo se tratara de descanso y de triunfo, y los buenos serán puestos en la posesión de la tierra y del cielo, y reinará Dios en ellos solo y sin término, que será estado mucho más feliz y glorioso de lo que ni hablar ni pensar se puede”.

Fray Luis de León, De los nombres de Cristo, II, 2

 

 

Comments are closed.